• Estás a tan solo un e-mail de conocer Bitcoin y operar con él como si tú mismo/a lo hubieras creado.

    Puedes anular tu suscripción cuando quieras.

  • Bitcoin no es anónimo

    Tiempo de lectura15 minutos

    A pesar de lo que muchos puedan pensar, actualmente Bitcoin NO es anónimo. No obstante, quienes lo mejoran, trabajan para lograr un sistema financiero global, descentralizado y 100% anónimo.

    ¿Por qué?

    En este nuevo capítulo de la Guía Bitcoin Bit2me hablaremos del anonimato y la privacidad así como de sus diferentes puntos de vista, cómo de anónimo es Bitcoin ahora mismo y el por qué, las herramientas de análisis del Blockchain y algunos métodos para mejorar el anonimato.

    Privacidad Bitcoin

    La privacidad ha muerto

    Cuando vamos al baño cerramos la puerta. No es porque estemos haciendo algo ilegal, sino por privacidad. No queremos que nadie vea qué hacemos.

    Con la tecnología, en cambio, no somos tan precavidos, dejamos puertas abiertas constantemente, dando tal cantidad de información sobre nosotros que ni somos conscientes.

    Cuando recibes un correo, cuando tienes una conversación, cuando ves un vídeo, cuando haces una compra,… En Internet todas y absolutamente todas las acciones que haces dejan información de lo qué te gusta, lo qué no, qué consumes, dónde vas, dónde y con quién duermes, qué campañas solidarias financias,… e incluso, con los algoritmos adecuados, pueden predecir el futuro adivinando nuestros comportamientos antes de que ocurran.

    Esto, que hace apenas 20 años nos aterraría o nos sonaría a película, es hoy (tras pasar por un proceso gradual de normalización) una realidad, algo que se acepta sin escandalizarnos.

    Y es que, a cada minuto que pasa se generan toneladas (literalmente) de información de cada uno de nosotros.

    Internet en un minuto

    No somos dueños de nuestra privacidad.

    Lo creas o no, corporaciones como Google saben todo sobre ti. Saben cosas tan privadas como a quien has votado en las elecciones, si eres infiel, si eres homosexual, si tienes alguna enfermedad,… y todo, por supuesto, sin que tu les hayas dicho activamente nada a ellos.

    Y no solo las grandes corporaciones saben esto.

    Twitter, Facebook, Epsilon, Sony, Linkedin, Yahoo, Bitfinex, Apple, Banco central europeo,… Piensa en la gran empresa que quieras, o incluso institución. Todas almacenan información de centenares de millones de personas y casi todas venden información (recuerda: cuando algo es gratis, el producto eres tu) o acaban siendo hackeadas.

    Se estima que cada día se hackean 36000 nuevas webs.

    Hackeos que obtienen información y que posteriormente se vende en mercados negros, incluso a empresas legítimas de datos llamados data brokers, que la utilizan para crear perfiles “virtuales” completos de cada uno de nosotros, con todo tipo de información que posteriormente revenden y utilizan de forma poco ética e incluso,  a veces, ilegal.

    A menudo, estas “minas” de datos ni siquiera necesitan ser pirateadas para que haya una fuga de privacidad. Las propias compañías entregan la información a los gobiernos de forma voluntaria, y si no, crean puertas traseras, puertas que “casualmente” se olvidan de cerrar.

    Algunos gobiernos argumentan que la vigilancia masiva es necesaria para la seguridad pública. No obstante hay razones para dudar de su eficacia.

    “¡Qué más da! ¡si no hago nada malo! ¿Por qué debo esconderme? que miren lo que quieran.” se nos anima a pensar.

    Hay quienes defienden que no se trata de esconderse, simplemente de tener el control para mostrar lo que quieras y dejar en privado el resto.

    De hecho, un informe de la Casa Blanca llegó a la conclusión de que no hay signos evidentes de que la vigilancia en las telecomunicaciones haya detenido ni un solo caso de terrorismo.

    ¿La privacidad solo la quieren los terroristas?

    En este vídeo, Marta Peirano, explica de forma excelente y rápida lo importante que es mantenerse anónimo y tener privacidad hoy en día.

    Como ya empezarás a entender, al hablar de privacidad o anonimato, no solo debemos pensar en terroristas y narcotraficantes, sino también en células de resistencia, en activistas de derechos humanos, en reporteros que denuncian a sus gobiernos, en niños que rebasan lo que sus padres les enseñan, en ciudadanos que consultan (o publican) relatos, en homosexuales o en noticias y reportes sobre cosas que su gobierno no desea se conozcan.

    Pero también has de pensar en ti y en mi, en todos.

    Uno podría pensar que, quien no es activista o disidente, no tiene nada que esconder, ni por tanto temer políticamente. Sin embargo, como no podemos predecir los gobiernos que habrá en el futuro, tampoco podemos saber si algún día tendremos algo que esconder.

    Ahora mismo, la vigilancia informática permite la investigación en retrospectiva, pues nuestros datos están siendo almacenados.

    Con un poco de esfuerzo, casi cualquier individuo, empresa, o gobierno puede saber hoy más sobre nosotros que lo que ninguna agencia de inteligencia había podido averiguar sobre los individuos en el pasado.

    Los datos no caducan, no se pudren. Están ahí para siempre, inalterables. No es como cuando le cuentas algo a alguien, que puede olvidarlo o no, modificarlo inconscientemente o no.

    Hoy mismo se analizan miles de millones de registros de información en tiempo real y se comparan y vinculan a datos pasados, y ahora empieza a procesarse con inteligencia artificial basada en redes neuronales que son capaces de llevar el análisis a niveles antes inimaginables. Y nadie sabe si en un momento dado alguien los usará en tu contra.

    ¡Si! existen numerosos lugares en este planeta, hoy en día, en donde si piensas diferente a lo que piensa el poder, sin privacidad puedes estar, en el peor de los casos, muerto. Y ese es un extremo, pero hay muchos puntos intermedios.

    Incluso algo tan estúpido como bailar puede llevarte a la cárcel en algunos lugares.

    Edward Snowden (entre otros), antiguo agente de la NSA, ha enseñado públicamente como los gobiernos “democráticos” traicionan a sus ciudadanos, vulnerando su privacidad de forma sistemática en todo tipo de comunicaciones, a menudo, en colaboración de las grandes corporaciones.

    La falta de privacidad da pie a la censura.

    La vigilancia informática ya ha sido usada para impedir protestas y encarcelar a personas por diferencias ideológicas en TurquíaEgipto, MéxicoReino Unido, China o España entre otros.

    La privacidad ha muerto

    No es sólo tu email o tus documentos los que son vulnerables a violaciones de privacidad.

    Cosas tan normales como la cámara y el micrófono de tu ordenador y de tu móvil pueden ser los ojos y oídos de otros en tu propia casa para gobiernos y delincuentes.

    Durante tus momentos más íntimos se pueden encender y pueden grabar sin que te des cuenta, sin que siquiera se encienda la luz de la cámara que indica que está funcionando.

    Entonces, ¿a qué nos estamos refiriendo con todo esto? ¿Esto no iba sobre Bitcoin?

    Nos referimos que la privacidad es extremadamente importante para cualquier persona.

    Y tu actividad financiera, los datos de tus movimientos económicos, definen muy bien el tipo de persona que eres e incluso dónde estás.

    Por eso, si Bitcoin quiere ser el sistema financiero mundial, debe decidir su posición.

    Es por eso que Bitcoin, con su diseño disruptivo, ha dicho ¡basta!.

    Bitcoin (de la mano de sus desarrolladores siguiendo el legado de su creador, Satoshi Nakamoto) no quiere perjudicar al individuo, y quiere que la privacidad sea garantizada al 100% para evitar que otras personas puedan aprovechar tu información financiera en tu contra, pero dando opción también a una transparencia verificable si así el propietario lo desea.

    Nadie debería saber, si tu no quieres, en qué aspectos de tu intimidad te gastas el dinero, ni mucho menos traficar con esa información a tus espaldas.

    Paquete no-anonimo

    Bitcoin, en busca de la privacidad financiera

    Bitcoin = Dinero anónimo = Falso.

    Es uno de los primeros errores que casi todo el mundo comente debido al ruido mediático. Bitcoin NO es anónimo. Al menos no de momento.

    Ahora bien, a diferencia de las empresas que, legítimamente, buscan un beneficio económico y a cambio de un servicio sin coste económico comercian con tu información privada, el software Open Source es libre, público y es desarrollado por personas de forma altruista generalmente.

    Este es el caso de Bitcoin, el cual puede permitirse el lujo de no necesitar del tráfico de tu información personal, pues no busca un beneficio económico.

    Bitcoin, siguiendo la filosofía de corrientes ideológicas, como el Criptoanarquismo y el Cypherpunk, fue ideado con el objetivo de crear un sistema financiero que, entre otras cosas, fuera capaz de permitir transacciones financieras entre personas distantes y desconocidas entre ellas.

    No obstante, tu anonimato queda comprometido “de rebote”.

    El diseño actual de Bitcoin hace que sea realmente complicado ser anónimo.

    En el mundo de las transacciones se entiende como transacción anónima aquella dónde terceros no conocen ni el emisor ni el receptor, y como transacción privada aquellas donde terceros no conocen la cantidad de dinero y fecha así como el motivo por el cual se paga.

    Es decir, que privacidad y anonimato no son lo mismo.

    Esto permite representar a Bitcoin en un gráfico junto a otros medios de pago. Arriba más privacidad, debajo menos privacidad. Derecha más anonimato, izquierda menos anonimato.

    Comparativa entre privacidad y anonimato

    Por ejemplo, una transacción con dinero en efectivo no deja ningún registro en ningún sitio, nada que pueda ser analizado por terceros. Únicamente el emisor y el receptor conocen cuánto, cuándo, dónde, quién y en concepto de qué se ha hecho la transacción.

    Aquí Bitcoin flojea en lo que a privacidad se refiere: muestra cuánto y cuándo. No obstante, a diferencia del dinero en efectivo, el anonimato mejora (o eso podría llegar a parecer) hasta el punto que tampoco necesitan conocerse ni el emisor ni el receptor entre ellos.

    ¿Qué información se deja en Bitcoin?

    Para tener un monedero Bitcoin, si se desea, no necesitas abrir una cuenta de usuario en ninguna web ni en ningún tipo de proveedor. Es un programa gratuito, libre, P2P. Te lo instalas y punto. Además, no hay un límite por titular para la cantidad de direcciones Bitcoin que se pueden poseer, pues se pueden crear miles de direcciones en solo un segundo. Y por último mover el dinero entre ellas puedes hacerlo a un coste muy bajo e incluso automatizado porque Bitcoin es programable.

    Pero, como ya hemos explicado al hablar del funcionamiento de las transacciones, Bitcoin funciona gracias a un libro de contabilidad que guarda todo y que cualquier persona puede ver.

    Esto quiere decir que las transacciones de Blockchain se pueden ver en tiempo real, y están disponibles los datos de absolutamente todas las que se han realizado, desde la primera en 2009 hasta la última. No hay ninguna que no aparezca y es imposible de manipular, así que la que se registra en ella no hay forma de borrarla jamás.

    Lo que queda almacenado en la Blockchain son datos que, a simple vista, pueden parecer complicados de entender y mucho más de relacionar.

    Información transacción bitcoin

    Unas pocas direcciones Bitcoin de origen y destino, unas cantidades y unas fechas… ¿Dónde dice quién soy? En principio en ningún lado.

    ¿Soy anónimo entonces? No.

    Primero debemos entender que una dirección Bitcoin es un pseudónimo de ti, como el nombre de usuario que puedes usar en Twitter. Si en algún momento alguien averigua quién está detrás de ese nombre de usuario automáticamente tendrá relacionados todos los mensajes que hayas publicado.

    Lo mismo con la dirección Bitcoin y sus transacciones. Una dirección es un pseudónimo de ti, si saben tu dirección pueden ver todos los pagos que has hecho, fechas y balance. Y es que, a diferencia de Twitter, la información quedará ahí para siempre, no puedes pulsar en una especie de botón del tipo “borrar cuenta”.

    “Vale,  pero ¿qué más da?, si no se indica nada sobre la razón de ser de esas transacciones.” Estarás pensando.

    Correcto. En el libro de contabilidad de Bitcoin, ni las identidades ni el motivo del pago se registran en ninguna parte. Pero fuera de Bitcoin se dejan muchos datos.

    Si tenemos en mente 3 premisas, es cuestión de tiempo que se pueda tener la información necesaria:

    • Los datos no caducan.
    • Las máquinas trabajan muy rápido y no se cansan.
    • El ser humano no es una máquina: comete fallos, deja toneladas de información cada día, se cansa y actúa lento

    Aunque es cierto que son muy pocos los casos dónde se han conseguido rastrear las transacciones con efectividad, con la llegada del Big Data y los algoritmos esto está empezando a cambiar: Blockchain está empezando a contar secretos.

    El nuevo oro se llama Big Data. Se dice que Donald Trump ganó las elecciones americanas gracias al Big Data.

    4 puntos de fuga de privacidad en Bitcoin

    Debido a las continuas filtraciones de que gobiernos y delincuentes informáticos espían con impunidad los datos de los ciudadanos o competidores, muchos ahora entienden la importancia de la privacidad y pagan servidores cifrados para datos y comunicaciones de voz o escritas.

    Y, aunque Bitcoin busca solucionar esto desde su núcleo, estos son los principales puntos de fuga de información que a día de hoy existen:

    Nuestra IP

    Debemos entender que Bitcoin es una red P2P: Nuestro ordenador (o móvil) está conectado a otros. Todo aparato conectado a Internet tiene una IP y un  ordenador sabe en todo momento quién está conectado a el.

    Si ese ordenador está puesto para espiar, cuándo tu ordenador transmita una transacción por primera vez va a quedar registrada junto a tu IP. Una vez se tiene la IP se puede combinar con otro tipo de bases de datos para empezar a obtener información sobre quién eres, qué te gusta,..

    Actualmente se sospecha que muchos gobiernos han creado nodos y almacenan la información por si la necesitan en el futuro.

    Usar un monedero web, móvil o ligero

    No son recomendables. En todos estos tipos de monederos estás delegando en un tercero tu privacidad (incluso tus bitcoins en los monederos web).

    Al utilizar este tipo de monederos quedará expuesta, al menos, tu IP. Esto quiere decir que si por ejemplo usas un servicio web, el servicio web y sus socios sabrán tu IP, tu navegador, el dispositivo y sistema operativo, que webs has visitado,… Lo mismo ocurre si usas un teléfono móvil con un monedero ligero,…

    Compra venta de bitcoins

    Algunas plataformas de compra venta de bitcoins pueden compartir información de sus usuarios, o ser pirateados, quedando reveladas las identidades asociadas a direcciones y transacciones Bitcoin.

    Bitcoins relacionados

    Hoy en día, y cada vez más, es simple rastrear una transacción Bitcoin. El nacimiento del Big Data y las técnicas de análisis de trillones de datos por segundo hacen a Blockchain “cantar”. De hecho, todo apunta a que una nueva profesión está naciendo, nosotros la hemos bautizado como: Forense Blockchain.

    Gran hermano Bitcoin

    9 Herramientas para el análisis de Bitcoin

    Desde empresas de marketing hasta instituciones (como Europol, FBI y similares) utilizan a diario herramientas de análisis de Blockchain para poner cara y dar sentido a las transacciones de Bitcoin.

    Algunas de las herramientas en este campo, a fecha de la redacción de este capítulo y que se conozcan, son:

    Cada poco tiempo aparece una nueva herramienta de análisis, capaz de analizar las transacciones de Bitcoin de una forma aún más increíble, aplicando niveles variados de inteligencia artificial y mezclando grandes fuentes de datos, y es que este nuevo campo ha abierto un nicho muy lucrativo donde aparecen nuevas profesiones.

    Posiblemente en solo 3 o 5 años será increíble la cantidad de información que se podrá obtener indicando sólo una dirección Bitcoin. Sin duda, las herramientas más increíbles, serán secretas, operando en la sombra día y noche.

    Como fans tecnológicos que somos en Bit2Me, somos conscientes que dar sentido a lo que ocurre en Blockchain es un reto apasionante y, cuanto menos divertido, que puede servir para cosas positivas. No obstante la vulneración del anonimato se convertirá en una realidad muy sencilla de llevar a la práctica por cualquiera.

    Es por ello que se recomienda el uso de diferentes buenas prácticas al usar Bitcoin.

    8 maneras de mejorar tu privacidad en Bitcoin

    Son muchos los consejos y buenas prácticas, pero a continuación os dejamos una selección de las más importantes.

    Actualmente, los usuarios de Bitcoin gozan de un cierto nivel de privacidad, y ésta depende de la cantidad de información que revelan sobre su identidad real, qué técnicas de anonimato y cuántas aplican cuando usan Bitcoin, así como, con qué frecuencia las utilizan.

    VPN

    Una VPN o red privada virtual permite conectar dos o más ordenadores entre ellos de forma segura. Con una VPN es posible enrutar todas las comunicaciones de un ordenador a través de otro. Esto permite enmascarar tu IP real, pero el servicio VPN puede ser corrupto o entregar tu IP.

    TOR

    The Onion Router es un software libre que instalas en tu ordenador y te permite crear una red de comunicaciones distribuidas donde, en principio, una persona puede navegar por Internet con un grado de anonimato muy alto.

    La gran parte de clientes completos de Bitcoin permiten usar TOR.

    Pero hay que ser conscientes que, de igual forma que en Bitcoin, en TOR pueden existir nodos espías.

    Mezcladores (Mixers)

    Son servicios que permiten mezclar los bitcoins de una persona con los de otras personas antes de que lleguen al destino. De esta forma los bitcoins que cada uno manda se mezclan en pequeños trozos, recibiendo cada uno lo que le toca pero de múltiples fuentes de origen y en diferentes plazos de tiempo.

    Normalmente este tipo de servicios siguen patrones fácilmente identificables por herramientas de análisis de blockchain. También pueden llegar a ser servicios corruptos, creados por autoridades, o simplemente por delincuentes que roban los bitcoins a quien lo usa.

    Software sin infectar

    Hay que tener cuidado en no descargar programas que puedan estar desarrollado por personas o instituciones malintencionadas. Una recomendación es usar software abierto, descargarlo de fuentes oficiales y comprobar que la integridad del software es correcta.

    Direcciones Bitcoin diferentes

    Consiste en tener dividido tu dinero en múltiples direcciones y usar para cada pago una dirección diferente.

    Si todo tu dinero está en una sola dirección, al hacer o recibir un pago la otra persona podría saber si tienes mucho o poco dinero. Por ejemplo, si tienes mucho dinero puedes ser una persona interesante a atacar .

    No es recomendable usar una única dirección, sino múltiples direcciones Bitcoin.

    Normalmente los programas que hacen de monedero generan nuevas direcciones para cada transacción donde mandan los bitcoins restantes (las direcciones de cambio), no obstante algunos lo hacen de forma predecible, permitiendo que se vinculen las direcciones fácilmente: si alguien consigue asociar una de las direcciones a una persona, el resto de direcciones quedarán automáticamente vinculadas.

    Casas de cambio

    Permiten ocultar a simple vista el rastro de los bitcoins, pues se mezclan con muchos otros. Posteriormente puedes hacer el retiro a una nueva dirección.

    No obstante hay que ser consciente que al usar un servicio centralizado, el cual guarda registros, podría ocurrir una fuga de información.

    Monedero con nodo Bitcoin propio

    Una de las mejores prácticas es tener tu propio nodo bitcoin. Se puede montar en minutos y te da control.

    Es importante para la privacidad no usar monederos ligeros o servicios web. Como en el caso anterior, siempre que delegas algo en un tercero estás eliminando capas de privacidad.

    Esto quiere decir que si por ejemplo usas un servicio web, el servicio web o sus socios sabrán tu IP, tu navegador, el dispositivo y sistema operativo, que webs has visitado,… Lo mismo si usas un teléfono móvil con un cliente ligero,…

    La pega del nodo propio es que añade capas de complejidad al uso de Bitcoin y no todo el mundo quiere pasar por eso.

    Navegador

    Tu navegador puede informar a terceros las webs que visitas, ya sea el propio navegador en sí o las extensiones que pueda tener instalado.

    Por ejemplo si quieres ver el balance de una determinada dirección en blockchain.info, y lo haces en una determinada hora, cuando minutos antes o minutos después ha recibido su primera transacción, seguramente ganes puntos para estar relacionado con esa dirección.

    En este enlace os dejamos algunos ejemplos de navegadores que respetan en mayor medida tu privacidad.

    “¡¡QUÉ COMPLICADO!! Esto no lo hace nadie, ¡bueno sí! el que  es consciente que se juega mucho” estarás pensando.

    Efectivamente.

    Estas buenas prácticas suponen dedicar tiempo a conocerlas y su preparación, a veces incluso gastando dinero,… Y claro, lo normal y comprensible es que, como hemos dicho, casi nadie lo haga.

    Es por ello que hace falta que Bitcoin siga mejorando para cuidar la privacidad, y lo traiga de serie, en el núcleo.

    Edward Snowden y la privacidad

    7 propuestas para mejorar el anonimato en Bitcoin desde el núcleo

    Para mejorar Bitcoin hacen falta ideas, y también propuestas de como hacer las cosas, es decir hacen falta BIPs (Bitcoin improvement proposal), qué es lo que en Bitcoin suele preceder a una mejora de su protocolo o funcionamiento.

    CoinJoin

    Sería la versión más cercana a un mezclador de bitcoins, pero sin intermediarios. Este proceso utiliza smart contracts que automatizan la mezcla de bitcoins a nivel de protocolo.

    TumbleBit

    Similar a CoinJoin, utiliza smart contracts para mezclar transacciones simultáneas de forma automática.

    BIP 151

    Actualmente los nodos no se comunican entre ellos de forma segura, con comunicaciones cifradas. Esto permite que alguien que está escuchando las comunicaciones pueda saber si una persona está usando o no Bitcoin por el tipo de datos que se transfieren.

    Gracias a BIP151 se evitaría este pequeño GRAN FALLO.

    Direcciones “Stealth”

    Sirven para proteger la privacidad del receptor. Publicar tu dirección Bitcoin en cualquier sitio no es buena idea, más y cuando tienes ahí grandes cantidades de fondos.

    Lo mismo pasa si quieres recibir donaciones. El hecho de publicar una única dirección donde todos donan genera fugas de privacidad. Este tipo de direcciones en la práctica permiten que cada persona reciba una dirección única en la que ambas partes se ponen de acuerdo con una comunicación a través del protocolo Bitcoin. Pocos monederos las tienen, y parece estar bastante abandonado.

    BIP 47

    Similar a las direcciones Stealth pero con algunas diferencias que le permiten ser un poco más prácticas. El objetivo es el mismo: poder publicar una “dirección” que permita a terceros pagarte pero sin que sepan la dirección final que recibe los fondos, pero entre las múltiples diferencias destaca que las transacciones donde intervienen direcciones Stealth pueden ser detectadas y censuradas por los nodos debido a que se diferencian de las direcciones normales, mientras que con la propuesta de BIP47, a ojos de Blockchain y los nodos, es una transacción entre dos direcciones Bitcoin normales.

    Como desventaja tiene que por el momento no serían compatibles con las direcciones multifirma, desventaja que seguramente no permita que salga la propuesta adelante.

    Confidential transactions

    Esta propuesta permitiría enmascarar las cantidades de bitcoins asociadas a cada transacción. De esta forma sería mucho más complicado saber cual es la dirección de cambio en cada operación y por consiguiente sería mucho más complicado poder analizar las transacciones. Sus creadores defienden que con esta propuesta y CoinJoin se puede aumentar la privada hasta niveles altísimos.

    BIP 75

    Este es un ejemplo de cómo la comunidad que trabaja desarrollando Bitcoin cuida que su privacidad se mantenga en todos los rincones de su software. BIP75 se centra en el protocolo de pagos (BIP70) el cual permite a otra parte mandarte una petición de pago, pero tiene un problema: sólo puede pedirse a monederos cuyo dueño esté online, es decir, atento de que llega esa petición.

    Es por ello que se añadieron los llamados servidores “Store-and-forward” que permite operar también en casos donde está la otra parte offline. Para ello este servidor va mandando constantemente la petición. El problema viene ahora, estos servidores podrían almacenar datos de ambas partes durante la comunicación, poniendo en riesgo la privacidad.

    Con BIP75 se establece una comunicación totalmente cifrada entre el emisor y el destino del pago, manteniendo la privacidad aun pasando por el servidor intermedio que hace este trabajo.

    Recordemos que Bitcoin está en constante mejora, ni siquiera ha salido la versión 1.0 del programa, por lo que las mejoras van desarrollandose a diario.

    Pero los cambios en Bitcoin son lentos, a veces demasiado lentos, y hay quienes deciden tomar su propio camino para poner en práctica sus ideas.

    3 Altcoins con el anonimato y la privacidad por bandera

    Normalmente las propuestas de mejorar Bitcoin no pueden ser demasiado radicales, pues deben poder adaptarse al protocolo actual.

    Por eso las Altcoins toman importancia, son una vía relativamente sencilla es crear una cripotomoneda nueva, pues tienes libertad absoluta para innovar. Si aún no sabes qué son, te recomendamos este capítulo de la Guía Bitcoin Bit2Me sobre Altcoins.

    De hecho, muchas de las criptomonedas que se crean buscan algún objetivo concreto, no son un simple clon de Bitcoin. Por ejemplo nuevas funcionalidades nunca vistas antes o simplemente mejorar funciones en las que Bitcoin flojea.

    Este es el caso de la privacidad y el anonimato, puntos que han sido objeto de tantos debates que ya son varias las criptomonedas que han nacido con el objetivo por bandera de mejorarlos.

    A continuación os dejamos el top 3 de criptomonedas que llevan la privacidad y el anonimato a un nuevo nivel, proclamando transacciones prácticamente imposibles de rastrear.

    Bienvenidos a la época dorada de la criptografía.

    Monero

    Una de las primeras en aparecer. Se la conoce como la criptomoneda que más privacidad tiene. Con Monero solo el emisor y el receptor pueden ver el estado de una transacción en su Blockchain. Para ello utilizan un método criptográfico que han llamado Anillo de firmas.

    Hay quienes opinan que Monero no es escalable.

    ZCash

    Lanzada en Enero del 2016 pero empezó a correr en Octubre del 2016 se la conoce como una de las más jóvenes pero con un respaldo muy grande. Su funcionamiento interno utiliza un modelo criptográfico llamado zk-SNARK (Zero-Knowledge Succinct Non-interactive Argument of Knowledge).

    La forma en como se ha creado esta moneda está envuelta de controversias, y hay quienes opinan que ZCash podría ser una estafa.

    Dash

    Dash lleva la teoría de CoinJoin al núcleo bajo el nombre de “PrivateSend”. De esta forma todas las transacciones son mezcladas automáticamente antes de llegar a su destino.

    También Dash tiene detractores que opinan que es una estafa.

    Con sus más y sus menos (paranoicos hay en todas las casas), estas criptomonedas se van abriendo pasos con valoraciones ya bastante altas. El tiempo dirá que ocurre con ellas, pero si los resultados son positivos, algunas de las mejoras que implementan posiblemente terminarán siendo adaptadas en Bitcoin durante los próximos años.

    Monederos Bitcoin más privados

    Ledger, DarkWallet o Breadwallet son algunos de los monederos mejor valorados en cuanto a privacidad se refiere. La organización OBPP (Open Bitcoin Privacy Project) ha publicado un informe analizando la privacidad de los monederos.

    Monederos Bitcoin más privados

    ¿Y si pasa algo? ¿a quién le lloramos?

    Pero entonces ¿Qué pasa cuando alguien aprovecha la privacidad para hacer daño a otra parte?

    El gran debate. Llegamos a la otra cara de la moneda.

    Mientras que por un lado la falta de privacidad permite excesos por unos, una privacidad 100% permitiría excesos por otros.

    Recordemos que en Bitcoin el objetivo es alcanzar un escenario de absoluto anonimato, y esto significa que las transacciones serán imposibles de rastrear.

    Evasión fiscal, financiación terrorista, robos… Todo ello ocurrirá. Pero, ¿No son delitos que ya ocurren a diario con toda forma de dinero existente?

    ¿Es trabajo de Bitcoin curar la falta de ética y moral del mundo? ¿O su trabajo es mejorar la experiencia que tenemos con el dinero en el siglo 21?

    Es cierto que, de igual manera que Bitcoin facilita mover el dinero a todo tipo de personas, también se lo facilita a los malos. De repente Bitcoin permite que un trabajador mande dinero a casa de forma rápida y barata, pero también que el delincuente esconda dinero.

    La realidad es que, tanto en cuanto más se use Bitcoin, más será involucrado en todo tipo de delitos y estafas. Pero no nos engañemos, como cualquier cosa en este planeta: Cuanto más se usan los coches más delitos hay usándolos, cuantos más teléfonos existe también más delitos usando teléfonos, cuantos más cuchillos también,…

    Bitcoin está en auge, y los delitos con Bitcoin aumentarán.

    ¿El problema es Bitcoin?

    Os acordáis del ejemplo inicial de la puerta: “Cuando vamos al baño cerramos la puerta. No es porque estemos haciendo algo ilegal, sino por privacidad. No queremos que nadie vea qué hacemos.”

    Pues bien, podríamos estar haciendo algo ilegal tras esa puerta, pero no por ello pondríamos en cuestión a las puertas.

    ¿Debemos destruir todos los cuchillos del planeta porque hayan personas que los usen para asesinar? Algo absurdo ¿verdad?, porque somos conscientes de su utilidad.

    El dinero es el fin de muchos delitos, no es el delito.

    Y es que la privacidad y el anonimato, como casi todo en este planeta, son herramientas con doble filo.

    El debate está servido. Hay que poner en la balanza lo bueno que aporta y lo malo para poder reflexionar, pero no podemos ser superficiales.

    Crimenes Bitcoin

    ¿Qué opinan las autoridades y las instituciones sobre todo esto?

    Primero decir que casi todos los gobiernos consideran a Bitcoin legal.

    El anonimato proporcionado por Bitcoin es a la vez un punto de atracción y un reto para la regulación financiera.

    A medida que el ritmo de adopción de la moneda crece y aumenta el escrutinio de los sistemas jurídicos y financieros, particularmente en relación con el cumplimiento regulatorio (compliance, en inglés) contra el lavado de dinero (anti-money laundering AML), estatutos y controles de conozca-a-su-cliente (know-your-customer – KYC, en inglés), su verdadero nivel de anonimato se convertirá en un tema estudiado cada vez más de cerca.

    Pese a sus controversias, la Oficina Europea de Policía (Europol) no se muestra del todo reacia a las criptomonedas admitiendo sus numerosos usos positivos. Esto es lo que puede traducirse de la Evaluación de la Delincuencia Organizada de Internet (IOCTA, por sus siglas en inglés) que han publicado a finales de 2016.

    La “reserva federal” del Reino Unido también publicó un informe en 2015 sobre el riesgo que supone Bitcoin.

    En él se ve de qué forma Bitcoin y otras vías (como los bancos o el dinero en efectivo) ayudan al lavado de dinero. La conclusión del análisis indica que Bitcoin no supone un riesgo mayor a los existentes, de hecho, es el que menos riesgo supone.

    Riesgo de lavado de dinero con Bitcoin

    No lo olvides, cuida tu privacidad

    Sea como sea, hay algo evidente: La privacidad es muy importante y debemos poder garantizarla por completo en nuestro día a día.

    Posiblemente aprenderemos esto con sustos y a malas.

    Tus datos no caducan y dicen más de ti que lo que tú mismo sabes de ti.

    El usuario medio debe ser consciente de que Bitcoin, sin duda, es menos anónimo que el efectivo. Mientras el desconocimiento sobre su análisis persista será realmente complicado seguir la pista de una transacción, pero recuerda, tu transacción quedará registrada para siempre en Blockchain, y seguramente dentro de poco se le podrá dar sentido a esa transacción.

    El problema es que la privacidad, al igual que los derechos humanos o la defensa de los animales, no quita el sueño a casi nadie, y el ratio de personas que querrán beneficiarse de ello de forma activa será más alto en el lado de los delincuentes, por eso es importante que entre todos se haga un esfuerzo de concienciación para adoptar rápidamente aquellas herramientas que lo faciliten por todos.

    Bitcoin debe poder dar privacidad absoluta por defecto y transparencia cuando únicamente las personas involucradas lo requieran (por ejemplo un ayuntamiento).

    Sin duda, tendremos que repensar muchas cosas. No tiene sentido que financiar una opción democrática en un país dictatorial o por donar en wikileaks te tachen de terrorista. No obstante, no podemos pecar de buenismo, existen personas que no dudan (con o sin privacidad) en vulnerar los derechos humanos internacionales de terceros (o simplemente estafar) y la privacidad será un incentivo.

    ¿Qué opinas tú? Háznoslo saber en las redes sociales.

    Por último os dejamos un capítulo de La Sexta Columna (A partir del minuto 3) y un vídeo del famoso informático Chema Alonso, el cual actualmente es CDO de Telefónica, en el que nos hablan ambos sobre la privacidad.

     

  • Compra Bitcoin () VENDE Bitcoin ()

    Estás a tan solo un e-mail de conocer Bitcoin y operar con él como si tú mismo/a lo hubieras creado.

    Puedes anular tu suscripción cuando quieras.