• Estás a tan solo un e-mail de conocer Bitcoin y operar con él como si tú mismo/a lo hubieras creado.

    Puedes anular tu suscripción cuando quieras.

  • Smart Contracts: Una guía para principiantes

    Tiempo de lectura3 minutos

    Qué son los "Smart Contracts"

    Habitualmente escuchamos hablar de Bitcoin como una moneda, que, en conjunción con la tecnología que respalda su operativa (Blockchain), permite efectuar envíos de dinero de forma rápida, sencilla y económica. Nada más lejos de la realidad, ésta tecnología también tiene otros usos, como el que vamos a introducir en éste artículo: Los smarts contracts, que tienen la capacidad modular transacciones en función de los niveles de confianza de las partes implicadas.

    Habitualmente, sistemas como PayPal usan sistemas de tipo Escrow, para lidiar con el problema de la confianza entre los agentes involucrados en la transacción, se recurre a un intermediario que tiene control total sobre la transacción, ejerciendo el papel de árbitro, para prevenir comportamientos maliciosos.

    No obstante, no tenemos por qué acudir a grandes empresas o complejos sistemas desarrollados en base a elevados estándares de seguridad para ver sistemas basados en un intermediario de confianza, sino que podemos encontrar multitud de sistemas en nuestra vida cotidiana donde verlos presentes.

    Imaginemos por un momento que vamos a una máquina expendedora para comprar un refresco. Es un contrato en el cual intercambiamos dinero en efectivo (1€) por un bien (refresco). La máquina se encarga de comprobar la validez de los fondos introducidos, siendo no un humano, sino software el que se encarga de verificar el proceso, y es el mismo quien valida o cancela la transacción. A pesar de esto, es posible que la máquina falle, y debido a que el producto se quede enganchado, no recibamos ni el bien ni nuestro dinero.

    Si queremos llevar a cabo la transacción con un familiar o alguien conocido, en quien confiemos, no necesitaremos emplear éste tipo de intermediarios de confianza, le daríamos directamente 1€ por el refresco.

    La principal ventaja que el uso de intermediarios nos aporta es la rapidez (al confiar en ese intermediario, la transacción pasa a ser instantánea), así como, evidentemente, la seguridad en ciertas ocasiones, el nivel de incertidumbre es inferior.

    Esto tiene también una principal desventaja, la pérdida de privacidad, y en ocasiones, la seguridad, si éste intermediario de confianza resulta operar de forma cuestionable, poniendo en riesgo los fondos de sus clientes, como podría ser el caso de la quiebra y “corralito” de Mt.Gox (la máquina expendedora que se queda con tus fondos, y no te proporciona el servicio), Exchange que permitía intercambiar dinero FIAT por Bitcoins, sin tener que recurrir a intercambios en persona con terceros en quienes no confiemos.

    La tecnología de Bitcoin (Blockchain), así como de otros proyectos como Ethereum, NXT o Ripple, permiten descentralizar éstas relaciones de confianza. Pasamos de confiar en un individuo, empresa o institución, a confiar en un sistema descentralizado, autónomo, distribuido, con unas reglas transparentes preestablecidas que cualquiera puede comprobar, y que nadie puede alterar. En definitiva, trasladamos la confianza de un ente humano, a un código.

    Esto permite simplificar en gran medida el número de procesos y factores que intervienen en una transacción, es el propio protocolo el que verifica y hace cumplir el contrato a ambas partes, sin siquiera requerir de una cláusula contractual firmada por las mismas.

    Un ejemplo simplificado del uso de ésta tecnología sería el apostar 5 Bitcoins contra un tercero (podría ser un amigo, o una empresa) que la cotización de Tesla va a subir al menos un 2.5% en las próximas 4 semanas. Para ello crearíamos una cuenta neutral controlada por un contrato inteligente, a la cuál cada uno de los participantes de la apuesta (contrato sin cláusula firmada) deberán de enviar 5 bitcoins.

    Cuando hayan pasado las 4 semanas y el contrato (los nodos, que funcionan como un registro de propiedad, supervisando los eventos en los que se establecieron las reglas del contrato, y coordinándose entre sí) verifique cuál ha sido la variación en la cotización de las acciones de Tesla, será él mismo quien deposite las ganancias en la cuenta del ganador, de forma autónoma.

    Ésta simulación no sería más que un contrato de futuros, una operación habitual y accesible para cualquiera, una de las principales implementaciones posibles para los contratos inteligentes, pudiendo aplicar el sistema a acciones, índices y bonos entre otros instrumentos financieros, donde dotaríamos a los Bitcoins de atributos, lo cuál recibe el nombre de Colored Coins.

    Si te has quedado con ganas de saber más no puedes perderte el espectacular post que hemos preparado explicando los smart contracts a fondo y con casos de uso: Smarts contracts a fondo ¿Qué son, cómo funcionan y qué aportan?

  • Compra Bitcoin () VENDE Bitcoin ()

    Estás a tan solo un e-mail de conocer Bitcoin y operar con él como si tú mismo/a lo hubieras creado.

    Puedes anular tu suscripción cuando quieras.